APUNTES SOBRE EL EVANGELIO DE SAN JUAN (P. D. OUSPENSKY) – Segunda Parte

publicado en: Cuarto Camino, P. D. Ouspensky | 0

OuspenskyEl color es alimento que las flores extraen de un rayo de luz en el cual nuestros ojos no pueden ver color alguno, a menos que lo veamos refractado en un arco iris. El color es tan necesario para la flor como su alimento corriente de humedad y calor. Pero utiliza otra facultad para absorber el color. Es una facultad que nosotros no poseemos. El Evangelio habla de la forma maquinal de vivir, varias veces. “Díjoles Jesús en otra ocasión: “Yo me voy, y vosotros me buscaréis, y vendréis a morir en vuestro pecado. A dónde yo voy, no podéis venir vosotros.” Morir en vuestro pecado significa en el círculo de pensamientos y sentimientos mecánicos que nos encierran. Respondió Jesús, “Porque yo sé de donde he venido, y a dónde voy.” Nosotros no sabemos de donde hemos venido y a dónde vamos. Nosotros ni “venimos” ni “vamos”. “Yo soy la puerta de las ovejas… El que por mí entrare, se salvará; y entrará, y saldrá, y hallará pastos”. Las ovejas representan a la gente mecánica. Entrará y saldrá significa será consciente y en consecuencia libre. Hallar Pastos significa hallar alimento fresco y viviente. Así decía: Por esta causa os he dicho que nadie puede venir a mí, si mi padre no se lo concediere. Desde entonces muchos discípulos dejaron de seguirle, y ya no andaban con él. Los discípulos superficiales no gustaban que se les dijese que eran personas mecánicas. Gustaban pensar que ellos habían escogido‟ ser discípulos. “Por lo que dijo Jesús a los doce: Y vosotros ¿queréis también retiraros? Respondióle Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.” Los verdaderos discípulos no podían ser ofendidos. Sabían lo que querían. Su objetivo llenaba su mente y lanzaban fuera todas las objeciones negativas. Palabras de vida eterna significan un Alimento Nuevo. Los verdaderos discípulos lo consideraban algo tan precioso que estaban dispuestos a sacrificar su vida terrenal por encontrarlo. El Evangelio habla de la Verdad. “Dios es espíritu, y los que le adoran, en espíritu y verdad deben adorarle”. Adorar en espíritu significa secretamente, interiormente, en el pensamiento y el sentimiento. Adorar en verdad significa en verdad con nosotros mismos. “Cuando, empero, venga el Espíritu de verdad, él os enseñará todas las verdades; pues no hablará de suyo, sino que dirá todas las cosas que habrá oído, y os prenunciará las venideras”. El espíritu de verdad significa ningún engaño de sí mismo. Mientras más nos esforzamos en estar en verdad con el espíritu, secretamente, más oportunidades tenemos de comprender las verdades objetivas. “Pues no hablará de suyo” significa ya no será subjetivo. “Sino que dirá todas las cosas que habrá oído”. ‘Oirá’ es una facultad nueva. En ellos, su maquinaria hace el ruido que imaginan oir. Oir significa tres esfuerzos separados, continuamente combinados: Primero, un esfuerzo por hacer silencio en nosotros, acallando el ruido producido por nuestra imaginación; Segundo, un esfuerzo por escuchar, por darnos cuenta de algo fuera de nosotros; Tercero, un esfuerzo por ingerir es necesaria una facultad nueva, la cual iniciará un nuevo proceso de pensamiento y sentimiento. “Os prenunciará las cosas venideras” significa la facultad nueva que habrá adquirido el hombre consciente y le permitirá comprender mejor las leyes.

P.D.Ouspensky
Compartir:

Dejar una opinión

*