Cartas desde Rusia, 1919 P.D. Ouspensky – Carta II

Cartas desde Rusia, 1919. P.D. OuspenskyEkaterinodar 18 de septiembre de 1919.
Recientemente logré obtener varias copias de periódicos ingleses de los meses de julio y agosto. Estos fueron los primeros en llegar a mis manos después de más de dos años, en un país totalmente cortado del resto de Europa. Y leí viejos ejemplares de The Times, el periódico de Newcastle, el Correo del Norte, ya que sólo pueden ser leídos por un hombre que acaba de ser liberado de la cárcel o que ha regresado de un viaje al Polo Norte. Muy pronto, sin embargo, el primer sentimiento de felicidad dio paso a otro, de miedo.

Su pueblo no ve o no sabe nada, al igual que hace dos años no hemos visto ni sabido nada de nosotros mismos. Y deseé poder gritarle a usted: ¡Mírenos, vea nuestro estado actual! Entonces entenderá el significado de lo que les está pasando, de lo que se espera si ustedes no pueden ver a tiempo hacia donde se les conduce. Todo lo que leí en su prensa, mentalmente lo dividido en tres grupos.

El primero consiste en la Noticias habituales: últimas noticias, eventos diarios, homicidios, suicidios, el vuelo del R.37, la cuestión del Ulster, la campaña de prohibición, etc., etc. Detrás de estas noticias, sin embargo, se siente el deseo de hacer creer a todos que nada excepcional está ocurriendo o ha ocurrido, y que la vida continúa como antes en la forma habitual y conocida, un poco más pronunciado para ser muy natural.

Desgraciadamente, en realidad, esta vida toca ya a su fin, no sólo en nuestro país. Algo nuevo, aún desconocido, es extranjero también en su país. Si supiera nuestra historia durante los últimos dos años, se daría cuenta de lo que les está pasando y echar una mirada al futuro.
El segundo grupo de noticias me asegura del hecho de lo que se acerca en el futuro. Puedo sentir en las cartas, artículos, etc., un sentimiento pronunciado de miedo. El tema principal en la actualidad es el alto costo de vida. ¡Ustedes empezarán a sentir la cercanía del precipicio! Hay, por ejemplo, una carta de Sir Arthur Conan Doyle a The Times sobre las causas de los altos precios y los medios para combatirlas, o bien, encontré bajo discusión el proyecto de la ley de especulación, y en general todo lo que está siendo escrito y dicho acerca de los precios del carbón, los vestidos, las frutas, mantequilla -de hecho de todo. Algo está ocurriendo, y nadie puede entender lo que realmente es. Todo lo que se dice en el proyecto de la ley de especulación es muy característico. Todo el mundo entiende que sea una medida de auto-engaño, pero a nadie se le ocurre nada mejor.

 

Y de repente me pareció amanecer en Londres, la ciudad aún dormida, y el viejo señor Sherlock Holmes dejando su piso de la calle Baker acompañado por su fiel amigo, el doctor Watson.

En su largo abrigo con el cuello levantado va a buscar las causas de la carestía de la vida.

Ayer una vez más todos los precios subieron, en coles y lechugas, y no hay razones para ello.

El pobre Sherlock Holmes, nunca tendrá éxito en desatar el nudo en el que Inglaterra se está enredando a sí misma. Sólo hay una manera de hacerlo. ¡Dígale a Sir Arthur Conan Doyle que envíe a Sherlock Holmes a Rusia! Yo le mostraré todo; él va a entender todo y que va a ver todo. Las semillas que apenas están surgiendo en Inglaterra ya han revelado sus flores y frutos en Rusia.

Y sobre las cualidades de estas frutas y flores no hay duda posible. Incluyo en este grupo lo que se escribe sobre Rusia por sus amigos, por ejemplo, aquellos quienes consideran que es necesario ayudar a Rusia, ayudarla en su lucha con lo desconocido. También hay aquí una gran incertidumbre. ¡Para ayudar, sí! Por supuesto la ayuda es necesaria, pero una ayuda no muy sustancial o fuerte, pero de tal manera que no haya ningunos ¡resultados graves!

 

Y, por último, el tercer grupo, de lo que se puede encontrar en los periódicos. Aquí, por el contrario, no hay duda o incertidumbre.

Estas noticias nos hablan de la indignación de los obreros con la política del Gobierno en el caso de la Rusia capitalista-burguesa. Piden la retirada inmediata de los tanques y los ejércitos fuera de Rusia. Ellos amenazan con una huelga si la ayuda se continúa dando a las fuerzas reaccionarias que luchan contra la joven democracia rusa. Suena aún mejor el consejo dado a la Rusia liberada de hacer la paz con los bolcheviques, para trazar una frontera, y vivir pacíficamente sin una inquietante Europa. Me gustaría que usted entienda cómo nos sentimos al leer este tercer grupo de noticias. Imagínese que los ladrones han entrado en su casa. Se han apoderado de casi toda la casa, mataron a la mitad de su familia, y el resto se muere de hambre y otros mueren porque le disparan a la gente de vez en cuando. En el momento en que usted haya comenzado a luchar contra los ladrones y tuvo éxito en la liberación de algunas de las personas, se recomienda hacer la paz con los intrusos, para darles la mitad de su casa, dejar el resto de su familia en su poder y vivir en paz por sí mismo sin molestar a los vecinos. O imaginar el asedio de Delhi. Se aconseja a los ejércitos que vienen a liberar a la ciudad, para hacer la paz con los ejércitos sitiadores y dejarlos hacer lo que les gusta con la ciudad. Si usted se da cuenta claramente de esta imagen, va a entender el verdadero significado de los consejos y la fuente de donde provienen.
Allí, en la ‘Delhi sitiada’ están nuestros amigos y familiares. Muchos de los cuales, ahora están en el Sur y han dejado a sus padres, madres, esposas e hijos allí. No sabemos quien todavía está vivo y quien ya está muerto. En cualquier caso, no han quedado muchos de ellos. Todas las noticias que nos llegan desde allí nos hablan de la muerte de alguien. Es mucho el tiempo sin que hayamos tenido alguna otra noticia. El hambre, el cólera, el tifus, el frío, la violencia, el asesinato y el suicidio: ésta es la vida del Norte. Durante más de medio año, los ejércitos de Yudenitch han estado cerca de Petrogrado. Ya en el invierno pasado los periódicos escribieron que tan pronto como el hielo se rompiera sería posible comprar alimentos, y Petrogrado se tomaría. Todo el mundo que tenía parientes allí esperó a que la primavera llegara, contando los días y con la esperanza de que los que sobrevivieron al terrible invierno serían salvados. Pero el Neva se libro del hielo, el verano ha pasado; Ahora estamos en otoño, y el invierno está llegando, pero todavía Petrogrado está en manos de los bolcheviques; y de los que estaban vivos en la primavera sólo unos pocos quedan ahora.

 

La razón de todo esto es que quizá los amigos del bolchevismo -Amigos declarados y secretos- han conseguido montar una de estas nubes de mentiras en torno al sentido común y la razón, toda posibilidad de entendimiento, ha sido completamente sumergida por ella. Estoy convencido sinceramente que, podría Inglaterra darse cuenta del verdadero significado del bolchevismo, ni el cansancio de la guerra, ni el disgusto de ser mezclados en asuntos exteriores, ni la necesidad urgente de reformas en casa, habrían impedido que el pueblo británico ayudara a Rusia.

Estoy bastante seguro de que si una cruzada regular hubiera comenzado en Inglaterra contra el bolchevismo, la nación Británica sólo podría darse cuenta del significado de los acontecimientos en Rusia, sus causas y el objetivo a que nos está conduciendo.
Pero me gustaría que se entienda claramente que no quiero comenzar una campaña de este tipo, ni pedir ayuda para Rusia.

En primer lugar, no creo que la voz de un solo hombre pueda tener algún efecto sobre los acontecimientos históricos.

En segundo lugar, no soy un político, sino simplemente un observador.

En tercer lugar, ¡ya es demasiado tarde!

En la historia, los eventos se preparan mucho antes de que se hagan públicos. Los meses que han transcurrido desde la Conferencia de Paz, probablemente han esbozado el curso de los acontecimientos durante muchos años por venir. Ahora solo nos queda esperar y ver cuál será el resultado. En la actualidad, mientras estoy escribiendo esto, un fuego está a punto de estallar y se extenderá a lo largo de Italia. La razón para ello, así como para muchas otras cosas que ocurrirán en Europa, radica en el hecho de que cuando se hizo la paz, no se tomó ninguna decisión sobre la extinción del fuego en Rusia.
Ahora en cuanto a la relación de Inglaterra con Rusia, hay que reconocer que la ayuda de Inglaterra a Rusia por cierto ha sido muy importante. Sin ella, el Ejército Voluntario no habría sido capaz de hacer nada en contra de los bolcheviques y habría sido aplastado. Para decirlo sin rodeos, ahora puedo sentarme aquí y escribir únicamente porque Inglaterra nos ayudó. Pero la lucha con el bolchevismo está lejos de llegar a su fin, y los resultados son todavía desconocidos. La situación actual se puede resumir de la siguiente manera: – En la Rusia europea el ejército voluntario se está anotando éxitos. Es posible que pronto sea capaz de salvar a Moscú.

Pero los bolcheviques están presionando duro en Koltchak,  para abrirse camino a Siberia.

Es muy posible que, expulsados de Europa, que se trasladen para Asia. En este caso, si tienen éxito en llegar a la frontera china, la posición puede transformarse y llegar a ser muy inquietante y peligrosa para nosotros, y no sólo para nosotros.

 

Hay que tener en cuenta que los ejércitos conformados de chinos han demostrado ser los combatientes más duros y la fuerza más fiable de los bolcheviques. Sabemos, también, de fuentes confiables, que estos chinos fueron reclutados por los bolcheviques en China por agentes alemanes. Recientemente los periódicos han traído la noticia de que estos agentes continúan con su labor de reclutamiento para el ejército rojo en China y que los bolcheviques esperan grandes refuerzos de mercenarios, dispuestos a enfrentar a cualquiera e ir a cualquier parte. Si tratamos de darnos cuenta del número de tales reclutas que China es capaz de proporcionar a los bolcheviques, vamos a empezar a entender que no sólo nuestro futuro, sino el futuro de toda Europa, puede depender del curso que los acontecimientos puedan tomar durante el próximos meses.

 

El futuro de Koltchak puede ser fatal para Europa. Japón entonces puede salvar la situación moviendo rápidamente sus ejércitos hacia Siberia y Rusia.  Pero dudo que lo haga. El gobierno de Koltchak  probablemente está retrasando y continuará retrasando las negociaciones con Japón.

No es capaz de ofrecer un soborno lo suficientemente grande como para la eventual ayuda.

Mientras tanto, cada momento es de importancia, y ningún precio es demasiado alto para la asistencia a condición de que se le dé rápida, decisiva, y hasta el final. Pero aparte de la dilación y el superfluo amor propio de los propios rusos, esta ayuda puede verse obstaculizada por la competencia de América, que también tiene deseos de concesiones de Siberia.

O aún más puede la colisión de intereses entre Japón y Estados Unidos en China, que ahora está asumiendo la perspectiva de un conflicto real, tener un efecto desastroso sobre su política.

 

Detrás de estos efectos inesperados de una puesta en escena, creo que puedo percibir la mano de un experimentado intrigante alemán. Sea como fuere, el cronista de nuestro tiempo puede observar que en el otoño de 1919, el destino de Europa estaba en manos de Japón. Lo que Japón hará tendremos que conocerlo el próximo año. Ciertamente esta no es la única salida posible. Todavía podemos esperar que Koltchak tenga éxito en detener el avance bolchevique y más tarde arrojarlos fuera de Siberia; o bien que Denikin, después de capturar la Rusia europea, tenga éxito en aplastar al Ejército Rojo antes de que éste en su retirada a Asia pueda acogerse a la ayuda china. Estamos esperando para esto; es nuestro deber tener la esperanza para ella; no queda nada más para nosotros. Pero lo peor es que incluso en el caso de éxito de Koltchak y Denikin contra los bolcheviques permite a estos un largo período para hacer un daño irreparable a Europa y Asia.

 

Tal es la situación en la actualidad. Por desgracia, no se dan cuenta lo que sucederá si los bolcheviques pudieran obtener una victoria sobre Rusia, o incluso si se permite al bolchevismo permanecer durante algún tiempo como un Estado, que regula inmensos territorios en Europa del Este y Asia occidental.

La razón por la que usted no ve el daño hecho a la civilización según la regla del bolchevismo es, sin duda, el hecho de que no se da cuenta de su verdadero significado. Usted lo confunde con lo que lo quiere confundir. (You mistake it for what it wishes to be mistaken for).

 

Pero la esencia del bolchevismo radica precisamente en lo que no se confunde. Usted piensa que el bolchevismo es un sistema político que puede ser discutido, pero cuya existencia no puede ser negada. En realidad, el bolchevismo no es un sistema político en absoluto. Es algo muy antiguo, que en diferentes momentos se le ha dado diferentes nombres.

La lengua rusa del siglo XVIII conoció un nombre, conservado hasta ahora -‘pougachevchina ‘-que representa muy bien la esencia del bolchevismo. Pougachev era un cosaco Ural que se hizo pasar por el difunto emperador Pedro III, y que levantó una insurrección contra Catalina II, y durante un tiempo logró tomar la mitad de Rusia. Saqueó las fincas de los propietarios de tierras, colgaron a sus propietarios y sacerdotes, dio la tierra a los campesinos, etc. Una descripción clásica de la ‘pougachevchina’ se encuentra en una novela de nuestro poeta Pushkin, “La hija de un capitán”.

Pero el bolchevismo del siglo XX tiene una peculiaridad -Es ‘hecho en Alemania, y Alemania sabe cómo hacer uso de él. Empleando el bolchevismo en 1917 para romper el Ejército de Rusia, Alemania destruyó el peligro que amenaza su frente oriental. Usted estuvo en gran peligro, y lo sabe. Pero ahora, usted ha decidido que el peligro ha desaparecido, y se equivoca. Alemania no está aniquilada o incluso debilitada. Ella está preparando enérgicamente y hábilmente una revancha. Su principal enemigo es Inglaterra, y el principal triunfo en su mochila es el bolchevismo ruso.

Compartir:

Dejar una opinión

*