CUENTOS DE UN LOCO- LAS TREINTA MONEDAS DE PLATA (ALFREDO DE SANJUAN)

CUENTO DE UN LOCO-ALFREDO DE SANJUANLAS TREINTA MONEDAS DE PLATA

 

En el mundo las cosas no marchaban bien, sin embargo, los sucesos que ocurrían no parecían ser muy distintos a los que en el pasado existieron, la historia se repetía como un ciclo amorfo donde el ser humano no encontraba salida a sus añejos y múltiples padecimientos, conflictos económicos, políticos, religiosos, sociales y en general de toda índole, revelaban que el hombre como semilla no tenía posibilidades de crecimiento y que se encontraba en franca decadencia desde el punto de vista estrictamente espiritual, pues la humanidad en su mayoría estaba repleta de rencor, solo esperando el momento para dejarlo brotar, con las fatales consecuencias que ya son de todos conocidas, tales como hambre, odio, envidia y toda clase de sentimientos contradictorios y negativos que habitaban con regocijo este maltrecho planeta, constituyéndose como los amos y señores del mundo y de la vida de miles de millones de seres humanos, que realmente se movían como auténticas máquinas en pos de ruines y mezquinos intereses.

 

Así las cosas, parecía que el hombre, una maravilla de la Creación por cuanto hace a las posibilidades que este tiene en sí mismo para su propia evolución, se perdería como un gran desperdicio, que al fin y al cabo solo serviría para nutrir a la naturaleza, pues en la economía universal nada se pierde.

 

Dentro de este caos, un reducidísimo número de personas dispersos por todo el planeta, buscaba afanosamente su liberación, su crecimiento, desarrollo y evolución, en el único lugar posible para hacerlo: su interior.

 

Evidentemente su búsqueda no era nada nueva, desde hace miles de años ciertos hombres, habían acumulado y enseñado a su vez, generación tras generación, un conocimiento genuino y que solo podría encontrarse fuera del mundo y de la vida, un conocimiento ancestral perdido en los anales del tiempo, donde esos hombres dieron las señales y las directrices del camino a seguir y que en algunos casos dada la cruel naturaleza cruel y contradictoria del ser humano trajo como consecuencia que fueran asesinados por un simple hecho: decir La Verdad.

 

Seres conectados con un nivel superior espiritual, de los pocos que han llegado a ese estado, decidieron dejar a la humanidad ese legado de conocimiento y enseñanzas que solo algunos de los que no corrieron la misma suerte que los otros, no dejaron de ser considerados por la gente, como “anormales” o “locos”.

 

Esto era evidentemente una búsqueda difícil, pues el mundo estaba plagado de charlatanes que se valían del conocimiento parcial que de alguna forma habían obtenido, que poseían gran habilidad para convencer a la gente de una multitud de mentiras infames, con la única y exclusiva finalidad de satisfacer su apetito voraz de dinero, sexo y poder.

 

Dentro de toda esta vorágine de confusión, hipnosis, ilusión y mentira colectiva, estaban como ya se dijo un pequeño número de personas, distribuidas por el mundo que luchaban intensamente para librarse de las garras de ese terrible y letal sueño, de esa hipnosis devastadora y generadora de la decadencia del ser humano.

 

Entre ellos se encontraban los protagonistas de esta historia, cuyos nombres no tienen la menor importancia, pero para identificarlos, los llamaremos Teresa y Bruno.

 

Cada uno de ellos en sus vidas particulares, que no se diferenciaban mucho de la del común denominador de la gente, habían perdido gracias a experiencias personales que en su momento les produjeron “gran” sufrimiento, toda esperanza de que la vida les proporcionara felicidad, paz y tranquilidad interior, hasta que su búsqueda hizo que un día, en tiempos distintos para ambos y por separado, hallaran el conocimiento que les permitiría iniciar el camino de la liberación, que cambiaría de forma radical y definitivo el rumbo de sus vidas, aunque así ya no lo desearan después.

 

Así pues, Teresa y Bruno habían encontrado cada cual y a su manera su significado de vida y cada uno desde su trinchera individual luchaban a brazo partido en contra de esa corriente destructiva.

 

Fue precisamente en una de las reuniones que celebraba el grupo donde Teresa y Bruno se conocieron y derivado de ello, entablaron una amistad verdadera, que con el paso del tiempo se hizo muy cercana, percibiendo Bruno al cabo de un tiempo que a pesar de que el conocimiento entusiasmó a Teresa en un principio y parecía tener un auténtico interés en él, ella no lo llevaba a la vida practica, sin llegarlo a considerar como un estilo de vida, como el único estilo de vida que le hubiera permitido renacer, salir de la muerte en vida que vivían los seres humanos, solo se ocupó de SABERLO, más no así de SENTIRLO y mucho menos COMPRENDERLO.

 

Ante esta situación Bruno, si bien la veía, se frecuentaban en el grupo y conversaban acerca del conocimiento, llegó un tiempo en el que Teresa se molestaba cada vez que Bruno le hacía algún tipo de comentario en el sentido de que se estaba desviando del camino o cuando él le refutaba algún argumento con las ideas lógicas y objetivas del conocimiento, por lo que Bruno llegó a la conclusión de que lo mejor era simplemente guardar silencio, pues a pesar de que la estimaba y veía que tarde o temprano ella volvería a caer el sueño profundo y que la vida la estaba hipnotizando cada vez con mayor fuerza, no le quedó otro remedio que seguir él con su camino y lucha interna, respetando a su vez el de Teresa, permitiendo que fuera la vida, la que en su caso la hiciera despertar de nuevo.

 

Despertar que evidentemente sería más doloroso que el primero, pues tenía el conocimiento para combatirse a sí misma, al mundo y a la vida, pero que por diversas causas, ésta había logrado de nuevo sumirla en el sueño y la ilusión, con las falsas promesas de darle lo que ella consideraba que conforme a sus esfuerzos se “merecía”, sufriendo a veces las consecuencias, cuando cualquier cosa de las que ella pensaba que deberían ocurrir de tal o cual forma, no tenían el éxito o los resultados que esperaba, ya fuera desde aspectos económicos o sociales, cambiando de forma radical el significado de vida que se había forjado con base en el conocimiento adquirido.

 

Teresa pretendió en diversas ocasiones y sin saber realmente lo que hacía, tomar el conocimiento, ajustarlo ya fuera a su conveniencia y a la de los mezquinos y ruines intereses mundanos

 

Dicha situación llegó al grado en el que Teresa, a sabiendas de la incorrección en sus actos y de que se estaba traicionando a sí misma, al desviarse de su significado y del conocimiento que ella había adquirido, los seguiría llevando a cabo, haciendo caso omiso de los ya entonces débiles intentos de Bruno de convencerla de lo contrario, pues conocedor de las consecuencias que esto acarrearía, no deseaba para ella los efectos devastadores que con el paso del tiempo y tarde o temprano tendría que afrontar, llevándolo a tomar la inevitable decisión de alejarse de ella paulatinamente hasta que la vida y el mundo, hicieran su inexorable e ineludible trabajo, ella había desechado la idea de continuar evolucionando por el camino de la COMPRENSIÓN, por no desear generar el espíritu de sacrificio necesario para hacerlo, es decir, decidió NO SACRIFICAR SU PROPIO SUFRIMIENTO y por tanto optó, para evolucionar el camino del SUFRIMIENTO, entendido éste como la falta de COMPRENSIÓN.

Así, Bruno solo se convirtió en espectador de cómo la vida y el mundo, le pagaron a Teresa el precio de su propia traición y autoengaño, la compraron con “Treinta Monedas de Plata”, le ofrecieron lo que quería del mundo material, a costa de ELLA misma, habiendo hecho el trabajo que solo les correspondía hacer a las bestias inmundas, salvajes y los salteadores, que acechan permanentemente en el camino, logrando alejarla de él, sin que haya podido ni querido convencerse de que son solo huestes de fantasmas, montados en el letal carruaje del temor y de que los esfuerzos que se realizan en el camino, no pueden ni deben ser excusa para posteriores justificaciones, pues aun lo que ha sido dado, puede ser arrebatado, significando ello a veces una caída de la que sería difícil, muy difícil y doloroso levantarse, pues el guía llevará ya un buen adelanto en el camino.

De esta forma pasó el tiempo y cada cual, tanto Bruno como Teresa, continuaron con sus vidas y aunque ambos seguían acudiendo a las reuniones del grupo por separado, dejaron de frecuentarse por las razones que ya se mencionaron, hasta un día en que Bruno recibió una inesperada llamada telefónica de Teresa, la que más o menos consistió en lo siguiente:

  • ..
  • Hola Bruno, habla Teresa, ¿Cómo estás?
  • Bien, bien, ya sabes en los dos trabajos, hablo por supuesto del interno y del externo, ya sabes…
  • Que bien, no sabes que gusto me da.
  • Vaya y a que debo el honor de tu llamada, la última vez que te vi, casi me matas por andarme metiendo en lo que no me importa…ya sabes…te cargas un carácter…
  • Pues ya ves como es la vida, me acordé de ti y decidí hablarte para saludarte y saber como estabas…
  • Te lo agradezco, como te dije sigo en la lucha…pero tu llamada se debe a algo más…percibo en tu voz que algo no anda bien…te noto triste o un poco angustiada…
  • Bruno, Bruno, que te puedo decir, siempre fuiste tan perceptivo que evidentemente y mucho menos en estos momentos de mi vida te puedo mentir…efectivamente te he llamado pues necesito hablar contigo y de todo lo que me ha ocurrido durante todo este tiempo en que no hemos tenido contacto alguno…
  • Pues bien, tú dirás estoy a tus órdenes…
  • No sé como empezar…bueno recordarás que iniciamos en el conocimiento y al principio pues tú sabes…lo acogí con mucho entusiasmo…y te acordarás que en ese entonces a pesar de ello yo me obstiné en muchas cosas, fui necia, ciega y sorda lo que en ocasiones provocó que me perdiera de nuevo en la vida…no vale la pena entrar en detalles…tú los conoces bien… y pues sí…en efecto he conseguido de la vida material lo que había querido y …yo creo que no te hubiera llamado si ésta no hubiera hecho su papel y…hasta que me enteré de…
  • ¿Estás llorando, Teresa? Que pasa, vamos dime…
  • Hasta que me enteré de que tengo…tengo una enfermedad crónica y degenerativa Bruno y está en fase terminal, los médicos no me dan más de tres meses de vida…y ahora no solo siento tristeza, tengo dolor…pues para obtener todo lo que materialmente ahora poseo, aun a sabiendas de que actué incorrectamente, lo seguía haciendo, me casé sin amor, sin amor verdadero…me obsesioné con mi trabajo al máximo, olvidándome de mi misma…de mi significado de vida…me siento desecha Bruno…tanto para nada…me siento vacía…

Bruno permaneció en silencio, le pidió que se vieran para tomar un café al día siguiente para platicar y se despidió de ella.

Así ya en el café se reunieron y Bruno al ver a Teresa, solo pudo percibir en lo más profundo de su ser, compasión, una compasión distinta a la que la gente conoce, pues sabía que a pesar de todo, Teresa no había sido culpable de lo que le ocurría, había sido responsable sí, pero no culpable pues al final de cuentas, no sabía lo que hacía.

Habiendo comenzado ya su plática, llegó un momento en el que Bruno, le pidió a Teresa que le permitiera hablarle con la Verdad y de forma directa, a lo que asintió Teresa con la cabeza y lo que Bruno le dijo fue más o menos lo siguiente:

  • Bueno amiga, desde que iniciaste con la adquisición del conocimiento tú sabías que al empezar el camino, ya no sería posible retorno alguno y que tu vida por ese simple hecho había cambiado y jamás podría volver a ser la misma, sin embargo a pesar de mis intentos para que te percataras de que estabas pasando al lado oscuro, siempre me rechazaste, por lo que no tuve otra alternativa que guardar silencio al principio, hasta que fue necesario que me alejara definitivamente de ti, para que fuera la vida y no yo la que hiciera ese trabajo.

No es la mejora material, laboral o social la que te perdió, eso es correcto si los propósitos son los correctos, no, no fue eso, sino tu actitud hacia los logros obtenidos, siempre te identificaste con ellos y te olvidaste por completo de lo más importante que siempre debió haber existido, TÚ MISMA, LO QUE ERES Y PARA LO QUE ESTÁS.

Cualquier tipo de bien o de congratulación obtenido con base en tus actos mundanos, lleva consigo indefectiblemente una materialidad, eso es algo que no admite discusión alguna, es una de las pocas verdades objetivas que he encontrado hasta el momento es esa, pero como te dije, no es tener o no tener cual cosa, la actitud que tomes hacia ello es lo peor, es la que te pone, ya sea en el camino de ascenso o descenso en la infinita cuerda de la evolución, misma de la que estamos colgados, del lado de la luz o del lado oscuro, del Bien o del Mal, de la que colgamos queramos o no queramos, por el simple pero maravilloso hecho de haber nacido, en nosotros queda la elección, en la cual solo tenemos dos opciones, la de subir o la de bajar por esa cuerda.

Somos necios, ciegos y sordos, nos negamos a percatarnos que por el simple hecho de despertar a un nuevo día, se lleva a cabo en nosotros algo milagroso, pues por ese sencillo evento, nos damos cuenta que EXISTIMOS, SOMOS Y FORMAMOS PARTE DE LA CREACIÓN, brindándosenos con ello la oportunidad de seguir en el camino de nuestra evolución.

Ahora la vida, si es que lo comprendes, simplemente te ha puesto una prueba más, una prueba en la que deberás si así lo deseas sinceramente, reencontrarte contigo misma y por más dolorosa que haya resultado la caída, volver al camino.

Espero que comprendas que TÚ y no Teresa, vales si es que pudiera ser valuado, pues eres invaluable, más que cualquier trabajo, que cualquier ingreso, que cualquier pareja, que cualquier cosa mundana, eres un Espíritu y como tal la expresión manifiesta de la inteligencia de Dios sobre la tierra, ¿Crees que el Espíritu “se encuentre desecho”?, comprender que actuar en función de tu significado de vida, trae como consecuencia que lo demás venga por añadidura.

Lo único que debe importarte eres , recuerda tu origen, lo que eres, donde estás y para lo que estás y tu trabajo interior, lo demás que se lo lleve el diablo.

No pierdas de vista tu significado, pues una actitud incorrecta ante una circunstancia de la vida, sea cual sea, trae como consecuencia otra y otra en una cadena interminable, en todos los ámbitos de tu vida, que solo te hunden más en el sueño, en el letargo de muerte, recuerda que quien alberga y expresa sus emociones negativas las hace mayores cada día.

Aquí cabe citar, lo que alguna vez dijo Jesús: “Quien no está conmigo, en contra de mí de está” o aquella en la que expresó “No se puede servir a dos Amos, a Dios y a Mammón”.

Ahora deberás trabajar intensamente en tu interior, darte cuenta que cada minuto es precioso y no vale la pena desperdiciarlo, no debes perder de vista tu meta y ser ahora sí, observadora de cada paso que das y del pasado, pues pasado es, los errores cometidos ya no pueden ser corregidos, por lo que solo deberás ocuparte de tu presente y aprovecharlo al máximo.

Recomienzas ahora a conocerte a ti misma y estás horrorizada, eso es señal del despertar, pues conocerse a sí mismo, implica necesariamente darte cuenta que no posees nada, que todo lo que considerabas tuyo, tus ideas, tus pensamientos, tus convicciones, tus hábitos, aun tus defectos y tus vicios, nada de esto te pertenece, todo ha sido copiado, grabado de cualquier parte, has sentido tu nulidad, tu impotencia, el secreto está en que si ésta la ves constantemente verás lo que eres en realidad y estarás en posibilidad de despertar, después de despertar estarás ya preparada y tendrás valor para morir, es decir renunciar definitivamente y por completo a todos esos aspectos que te son por inútiles para tu crecimiento interior, pero hay que morir de golpe y para siempre y entonces, solo entonces podrás nacer, SER UN HOMBRE NUEVO, UN VERDADERO HOMBRE.

Amiga, quisiera citarte solo algunas de las palabras de Pablo, que tal vez si las COMPRENDES Y BUSCAS LA VERDAD QUE YACE EN TU INTERIOR, respecto de ellas te ayuden en la adversidad que estás viviendo:

…digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente.

teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos a la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón…

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente,

Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad.

Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo;…

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.

Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”

Bueno, creo que es todo lo que puedo decirte, espero que con ello te sientas mejor y como decían los griegos “Carpe Diem”, aproveches los días que le quedan a Teresa en este planeta al máximo y que lo hagas por TI.

Teresa, en silencio escuchó con la mayor atención a Bruno viéndolo a los ojos, con una sonrisa casi infantil y con lágrimas corriéndole por las mejillas, solo le dijo:

  • Gracias Bruno, muchísimas gracias, he COMPRENDIDO y ahora sé lo que significa aquel punto por lo que tanto discutíamos, sé lo que significa recibir las “Treinta Monedas de Plata”.

Lo que sucedió después nadie lo sabe, lo único seguro es que Teresa, desde ese momento renació y se convirtió en un VIVO ENTRE LOS MUERTOS.

 

“El hombre puede nacer, pero para nacer primero debe morir; y para morir, primero debe despertar”

 

“Cuando el hombre despierta, puede morir; cuando muere, puede nacer.”

 

G.I. Gurdjieff, extraído del libro “Fragmentos de una enseñanza desconocida” de P.D. Ouspensky.

Compartir:

Dejar una opinión

*