DECIDIR ENTRE EL SUEÑO Y EL DESPERTAR (Simbolismo de la película Matrix)

publicado en: Cuarto Camino, Matrix | 0
Trinity a Neo -“Permite que te de un consejo: sé honesto. Él sabe más de lo que puedes imaginar”

Trinity simboliza al Centro Emocional, y Morfeo representa al Centro Intelectual. Para establecer un contacto con una enseñanza cuyo objeto sea el despertar de la consciencia, se tiene que tener ya un cierto nivel de percepción de la carencia de sentido de la vida exterior por la continua y fallida búsquedua por alejarse del sufrimiento; buscando la felicidad y la seguridad, y nunca encontrando tales cosas en el mundo externo, es decir, se tiene que haber percibido el “hambre” o “vacío” interior. Toda la gente que no se ha trabajado psicológicamente, en algún grado, está vacía internamente. Al igual que el cuerpo fisico, la esencia de cada persona requiere de alimento, ya que sin éste, se debilita hasta que muere (a toda posibilidad de desarrollo). Pero el hecho importante no es estar vacío o no, sino admitirlo HONESTAMENTE. Nadie es capaz de corregir los errores que no se observan y admiten. Ésta sensación de vació se da a través del Centro Emocional; debido a ello, el siguiente diálogo:
“…estás aquí porque sabes algo. NO PUEDES EXPLICARLO, PERO LO SIENTES.”
Trinity fue quien llevo a Neo a conocer a Morfeo. Este movimiento bien podría interpretarse como la transición de un hombre N.2 alcanzando el nivel de un hombre N.3 “… ésta sensación es la que te ha traído a mí”. Esa sensación de vacío interno, de “hambre”, de ansiedad por buscar “algo que no se sabe que es, pero ahí está, como una astilla clavada en la mente…” se percibe con el Centro Emocional (Trinity) y como resultado se llega a conectar con el Centro Intelectual (Morfeo) es decir, cuando ya se comienza a buscar dejar de sufrir tratando de razonar. Una persona verdaderamente cansada de sufrimiento que experimenta, puede utilizar su Centro Intelectual para dejar la tristeza, la depresión, la ira, etc.
“Matrix está en todos lados. A nuestro al rededor…

…estás en una prisión para tu mente.”
Para nosotros tal cosa como la vida externa material no existe, si no recogemos con los sentidos las impresiones que otorgan. Entonces más exactamente podemos definir a nuestro mundo externo como esas impresiones. La forma mmatrixecánica de recibir, asociar y reaccionar ante las mismas, es lo que podemos llamar la cárcel mental. No se es libre de actuar, sentir o pensar de manera voluntaria, y sólo se reacciona automáticamente, y de la única manera posible porque el cerebro es una máquina incapaz de moverse por voluntad propia. Al igual que una computadora, si se le instala solamente un programa de suma, resta, multiplicación y división, lo único a lo que responde es a los estímulos relacionados a las 4 reglas aritméticas y nunca podría crear dibujos, textos, juegos, etc, porque no tiene los programas necesarios para ello y por si misma no puede instalarlos. Esta situación definitivamente es una enorme limitante, es decir, una prisión para la mente. Se han instalado en los cerebros los programas llamados depresión, ira, vanidad, orgullo, tristeza, celos, temor y toda la interminable hueste de yoes que se mueven en la vida, usurpando el lugar de la esencia. Si observamos la trama, Neo, símbolo de la esencia humana, es un hacker. Un hacker es alguien capaz de entrar a la programación de un sistema, tomar el control y cambiarlo a su antojo. Si una esencia despierta, puede subordinar a la máquina y cambiar sus estados psicológicos a voluntad, liberándose de las grabaciones y adquiere la posibilidad de moverse en una parte más amplia de si mismo.
Morfeo representa al centro Intelectual; “el sabe más de lo que podemos imaginar”. A través de éste centro psíquico se obtiene el conocimiento, no solamente el conocimiento común y corriente, sino también el conocimiento concerniente al despertar de la consciencia. Dadas las condiciones de la humanidad, es imposible formular y racionalizar por uno mismo a las ideas necesarias para el despertar. Así que es necesario obtenerlas desde el exterior, a través de una enseñanza.
Las píldoras roja y azul representan 2 formas de toma de conocimiento. La píldora azul simboliza el tipo de conocimiento subjetivo llamado CREENCIAS: -“Si tomas la píldora azul, termina la historia; despiertas en tu cama y CREES LO QUE TU QUIERAS CREER”- Una creencia es una idea que simplemente se acepta, sin ningún tipo de razonamiento y carece de fundamento. La mayor parte de la actividad del Centro Intelectual en una persona inconsciente de si misma son solo creencias, en consecuencia se tienen determinadas emociones, actitudes y acciones mecánicas derivadas simplemente de creencias. Esto es mantenerse en el “sueño” de la inconsciencia. La toma de la píldora roja, en contraste, representa la adquisición de un conocimiento OBJETIVO en relación a la idea del despertar, y del desarrollo de la conciencia; es decir, LA VERDAD. -“Yo solo te ofrezco la verdad. Nada más”-.
– “Es tu última oportunidad. Después ya no hay marcha atrás…”

Ninguna creencia prevalece al confrontarla contra una verdad. Si a un niño se le ha instalado en la mente el programa llamado: Santa Claus, y si se confronta esa creencia al hecho real de lo que sucede con los regalos que “aparecen”, obviamente el niño jamás volverá a creer lo mismo de antes; es decir, NO HAY MARCHA ATRÁS. De igual forma, las creencias que dan soporte a todo aquello que mantiene a las personas en estado de inconsciencia de sí mismas, pueden ser transformadas, a través de LA VERDAD que cada quien es capaz de ver en si mismo…
Neo -“No me gusta la idea de no controlar mi vida”
Una de esas verdades capaces de transformar definitivamente la vida de una persona, es sin duda, el observar que de ninguna manera se es DUEÑO DE SI. Todo en la vida de una persona no es más que una simple reacción en cadena; no es “uno mismo” quien ACTÚA en la vida, sino que son los yoes que REACCIONAN a los estímulos que se presentan; los yoes son los que se ofenden, son los que se entristecen, son los que se alcoholizan, se drogan, se envanecen, se sienten atraídos, se enamoran, se casan, son infieles, etc, etc… uno mismo puede darse cuenta perfectamente que esto es así, es decir, nadie hace todo lo que se sabe que es correcto, por tanto, nadie es dueño de sí. El ser conscientes de este hecho provoca tal nivel de desagrado que, para quien es capaz de observarlo, puede proporcionar un choque de tal magnitud que se vuelca totalmente el significado de la propia vida hacía tratar de conseguir ser el amo de si mismo.
Existe una imagen-parábola que indica que nadie busca saltar hacia la cuerda que cuelga arriba de si mismo para salvarse, hasta no ver el enorme abismo que está debajo, y es cubierto por la bruma espesa de la imaginación.
Evidentemente cuando se ha alcanzado cierto nivel de “decepción” por los eventos de la vida exterior, de la total incapacidad de dominarse a sí mismo, y que además se ha logrado ver hasta la hartanza que nada de lo que se haga exteriormente va a lograr llenar el hueco interno, se ha conseguido ser consciente de este abismo y lo último que se desea es continuar de la misma manera y se buscará saltar y tomar esa cuerda de salvación. Debido a ello, Neo decide tomar la píldora roja; es decir, se ha logrado establecer el impulso necesario para intentar cambiar ese estado de cosas. Si no se justifican y si no se forman topes que las “acolchonen” todas estas observaciones, pueden considerarse una forma de sufrimiento útil para tomar definitivamente LA DECISIÓN DEL PROPIO DESPERTAR..

 

Compartir:

Dejar una opinión

*