EL TRABAJO DE GURDJIEFF (Kenneth Walker)

kenneth walker Gurdjieff tenía la capacidad de expresar tanto en algún dicho categórico, que el eco de sus palabras seguía resonando durante mucho tiempo en los oídos de los que lo escuchaban. Sus máximas no adoptaban usualmente la forma de aforismos pulidos, pues, aun cuando estaba familiarizado “con muchos idiomas extranjeros no dominaba ninguno de ellos, y estaba siempre preparado para divertirse a costa de lo que calificaba de “lenguaje literario del bon ton”. Es cierto que algunas de sus frases se hicieron memorables, principalmente por el lenguaje familiar que empleaba como aquel dicho suyo que Ouspensky cita con frecuencia: “PARA CONOCER TODAS LAS COSAS ES NECESARIO CONOCER SOLAMENTE UN POQUITO, PERO PARA CONOCER ESE POQUITO ES NECESARIO CONOCER MUCHÍSIMO”.

 

Muchísima de la fuerza que tenían las máximas de Gurdjieff, les era impartida por el hombre que las pronunciaba, y esta fuerza está ausente de la palabra escrita.

Si me fuera posible presentarlos con una corta y elocuente descripción del hombre que las pronunció, y cuya presencia hacía tan fuerte impacto, no precisamente favorable sobre todos los que se ponían en contacto con él, lo haría, pero nunca he leído una descripción de él que pueda considerarse ajustada.

No intentaré, por lo tanto, trazar un cuadro exacto de un hombre tan difícil de retratar como George Ivanovitch Gurdjieff.

Sus máximas se bastan a sí mismas.

Aforismos de la Casa de Estudios del “Chateau du Priuré” en Fontainebleau, Francia, en el que Gurdjieff fundó su Instituto para el Desarrollo Armónico del Hombre.

 

1.

Es preferible ser transitoriamente egoísta, que no ser nunca justo.

Sólo el sufrimiento consciente tiene valor.

Al hombre se le da una cantidad limitada de experiencias: si es económico con ellas, se le alargará la vida.

 

2.

Entérate de que esta casa es de valor sólo para aquellos que han reconocido que no son nada, y creen que es posible cambiar.

Aquí sólo podemos guiar y crear condiciones, pero no ayudar.

Recuerda que aquí el trabajo no se hace por el trabajo mismo, sino como un medio.

Que te guste lo que no gusta.

 

3.

El amor consciente provoca lo mismo en respuesta.

El amor emocional provoca lo opuesto.

El amor físico depende del tipo y la polaridad.

La fe de la conciencia es libertad.

La fe del sentimiento es esclavitud.

La fe del cuerpo es estupidez.

La esperanza de la conciencia es fuerza.

La esperanza del sentimiento es cobardía.

La esperanza del cuerpo es enfermedad.

 

4.

Sólo puede ser imparcial aquel que es capaz de colocarse en la posición de otros.

Sólo podemos luchar para ser capaces de ser cristianos.

Amo a quien ama el trabajo.

Juzga a otros de acuerdo a ti mismo, y rara vez te equivocarás.

 

5.

Considera lo que otros piensan de ti, no lo que dicen.

Si no eres crítico por naturaleza, es inútil para ti que permanezcas aquí.

Quien se haya librado de la enfermedad de “mañana”, tiene la posibilidad de alcanzar lo que vino a buscar aquí.

 

6.

Si ya sabes qué es erróneo y lo haces, cometes un pecado que es difícil de redimir.

El medio principal para alcanzar la felicidad en esta vida, es la habilidad para considerar exteriormente, jamás interiormente.

 

7.

Uno de los motivos más fuertes del deseo de trabajar en sí mismo, es darse cuenta de que uno puede morir en cualquier momento: sólo que primero hay que tomar conciencia de esto.

El hombre queda renovado no por la cantidad, sino por la calidad del sueño. Duerme poco sin lamentarlo.

 

8.

Lo más elevado que puede alcanzar un hombre es poder hacer.

 

9.

Aquí no hay ni ingleses ni rusos, ni judíos, ni cristianos, sino sólo aquellos que persiguen un propósito: ser capaces de ser.

 

10.

Toma la comprensión de Oriente y el conocimiento de Occidente, y luego busca.

Sólo aquel que cuida la propiedad de los demás, puede tener la propia.

 

11.

Recuérdate a ti mismo siempre y en todas partes.

 

12.

Un hombre bueno ama a su padre y a su madre.

Ayuda solamente a aquel que lucha por no estar ocioso.

No ames al arte con tus sentimientos.

Respeta a todas las religiones.

No juzgues a nadie de acuerdo con lo que de él te cuentan.

 

13.

Bendito es aquel que tiene un alma.

Bendito es aquel que no tiene ninguna.

Llanto y pena para aquel que la tiene en embrión.

 

14.

A peores condiciones de vida, mayor posibilidad de trabajo productivo, siempre que trabaje usted conscientemente.

La energía que se gasta en un trabajo interior activo es transformada inmediatamente en nueva energía: la que se gasta en trabajo pasivo, se pierde para siempre.

Practique primero el amor sobre los animales; ellos reaccionan mejor y más sensiblemente que los hombres.

 

Agrego aquí unas máximas de Gurdjieff, la mayor parte de las cuales han sido extractadas de relatos en las reuniones celebradas por él en Londres y Norteamérica entre los años 1921 a 1924.

 

Hay una sola clase de magia y es “hacer”.

 

Toda energía que se gasta en trabajo consciente es una inversión: la que se gasta mecánicamente se pierde para siempre.

 

Debemos destruir nuestros topes. Los niños no tienen: de modo que debemos transformarnos en niños pequeños.

 

Atraemos fuerzas de acuerdo con nuestro ser.

 

La humanidad es la punta de los nervios de la tierra, a través de los cuales se reciben las vibraciones planetarias para su transmisión.

 

Todo lo que hay en el universo tiene su lugar en una escala.

 

Ninguna energía se pierde jamás en el esquema cósmico.

 

Una vigésima parte de nuestra energía va a los centros emocional e instintivo.

 

El “Recuerdo de Sí” es una lámpara que debe ser mantenida encendida por la energía de esos dos centros.

 

Nuestro centro pensante no es realmente un centro, sino un aparato para juntar impresiones.

 

El aparato formatorio se parece a una dactilógrafa a sueldo que trabaja para una firma y dispone de una cantidad de respuestas estereotipadas para las expresiones externas.

Envía respuestas impresas a otros centros que son los directores de la firma, y que se sienten extraños entre sí. Con frecuencia se envían respuestas equivocadas, pues la dactilógrafa está dormida o es haragana.

 

En el sueño profundo todas las comunicaciones entre los centros están cerradas.

Nuestro sueño es malo, porque no anulamos líneas de comunicación.

Tenemos ángeles buenos y malos. Los ángeles buenos trabajan por la vía de nuestra naturaleza activa, voluntaria; y los malos por nuestra naturaleza pasiva.

 

El señor Amor Propio y la señora Vanidad son los dos agentes principales del diablo.

 

No se sienta afectado por las cosas externas. Por sí mismas son inofensivas; somos nosotros los que les permitimos que nos hagan daño.

 

Nunca llegamos al límite de nuestra fuerza.

 

Si hacemos lo que nos gusta hacer, somos recompensados de inmediato por el placer de hacerlo. Si hacemos lo que no nos gusta hacer, la recompensa habrá de venir más tarde.

Es una ley matemática, y toda vida es matemática.

 

El hombre es un símbolo de las leyes de la creación: hay en él evolución, involución, lucha, progreso y retrogresión, lucha entre positivo y negativo, activo y pasivo, sí y no, bien y mal.

 

Los hombres tienen más altamente desarrolladas sus mentes, y las mujeres sus sentimientos. Cada uno de por si no puede ser nada. Piense lo que siente y sienta lo que piensa. La fusión entre los dos produce otra fuerza.

 

Para algunas personas la religión es útil, pero para otras, solamente un policía.

Somos ovejas a las que se nos mantiene para que proveamos de lana a nuestros amos, quienes nos alimentan y nos mantienen esclavos de la ilusión. Pero tenemos oportunidad de escapar y nuestros amos están ansiosos de ayudarnos, pero nos gusta ser ovejas. Es cómodo.

 

Aquel que puede amar puede ser, quien puede ser, puede hacer: quien puede hacer, es.

 

La sinceridad es la clave del conocimiento de sí mismo, y ser sincero con uno mismo acarrea gran sufrimiento.

 

El sueño es muy cómodo, pero despertar es muy amargo.

 

La voluntad libre es la función del Maestro dentro de nosotros. Nuestra “voluntad” es la supremacía de un deseo sobre otro.

 

El arte oriental tiene una base matemática. Es una escritura que tiene un contenido interno y otro externo. En Persia hay una habitación en un monasterio que lo hace llorar a uno, debido a las combinaciones matemáticas de diferentes partes de su arquitectura.

El arte verdadero es conocimiento y no talento.

 

Un hombre ordinario no tiene “Maestro”. Está gobernado, ora por la mente, ora por los sentimientos, y luego por el cuerpo. A menudo el orden proviene del aparato automático, y con más frecuencia aún recibe órdenes del centro sexual. La verdadera voluntad puede solamente aparecer cuando un “Yo” gobierna, cuando hay un dueño en la casa.

 

La moralidad es un palo con dos extremos; puede ser vuelto de un lado o del otro.

 

Desde los tiempos en que el hombre empezó a vivir sobre la tierra, desde la época de Adán en adelante, empezó a formarse dentro de él, con la ayuda de Dios, de la Naturaleza, y de todo lo que lo rodea, un órgano cuya función es la conciencia. Todos los hombres tienen este órgano, y quienquiera que sea guiado por él, vive automáticamente de acuerdo con los mandatos de Dios.

 

Si nuestras conciencias estuvieran limpias y no enterradas, no habría necesidad, de hablar de moralidad, pues consciente o inconscientemente, todos se comportarían de acuerdo con los mandamientos de Dios. Desgraciadamente, la conciencia está cubierta por una especie de corteza, que sólo puede ser atravesada por un sufrimiento intenso: después habla la conciencia. Pero luego de un tiempo el hombre se aplaca, y una vez más el órgano queda cubierto y enterrado.

 

Mejor que se olvide de la moralidad. Las conversaciones sobre moralidad son simplemente charla vacía. Su aspiración es la moralidad interior.

 

La moralidad exterior es diferente en todas partes.

 

Uno debiera comprender, y establecer como regla firme, que no hay que prestar atención a las opiniones de los demás. Uno tiene que estar libre de la gente que lo rodea, y cuando sea libre por dentro, estará libre de ellos.

 

Estar justo en el momento de la acción, es cien veces más valioso que estar justamente después.

 

Para obtener algo verdadero, es necesaria una larga práctica. Trate de realizar primero metas cercanas.

 

Hay dos clases de “hacer”: la automática, y hacer lo que uno “quiere”. Tome una cosa al alcance, que usted “quiera” hacer y no pueda, y haga de ella: su Dios. No deje que nada interfiera. Si usted “quiere”, puede. Sin desear, nunca “podrá”. El “deseo” es la cosa más poderosa del mundo.

 

Aguantar las manifestaciones de otros es una gran cosa. La última cosa para un hombre.

 

En el río de la vida el sufrimiento no es intencional. En la vida consciente el sufrimiento es intencional, y tiene gran valor.

 

Para poder amar, uno tiene que olvidar primero todo lo que sabe sobre el amor, Haga de eso su aspiración, y busque quién lo dirija. Tal como somos, no podemos de ninguna manera amar.

 

Hasta que un hombre no se despoje de sus coberturas, no podrá ver.

(de “Enseñanza y Sistema de Gurdjieff” Kenneth Walker)
Compartir:

Dejar una opinión

*