LA EVOLUCIÓN ESPIRITUAL- ALFREDO DE SANJUAN

Alfredo De SanjuanLa batalla diaria en la observación de sí, es realmente cruda en ocasiones, pues al identificar a cada uno de los yoes que nos atacan en forma constante, somos capaces de desintegrarlos e impedir que nos hagan sufrir y vivir atrapados y sujetos a mundanos y mezquinos intereses.

Es verdaderamente increíble y a la vez impresionante saber lo sencillo que puede ser desarrollar la conciencia, pero es algo para lo que no cualquier persona se encuentra preparada por que requiere de un esfuerzo inicial de gran magnitud y que una vez iniciado ya no permite retorno alguno.

Es evidente, que yo, como la gran mayoría de los seres humanos, he aprendido a través de experiencias negativas y que como consecuencia han traído choques conscientes, muchos que pudieron ser considerados como devastadores, se transformaron en maravillosas experiencias que me hicieron despertar a la vida, a la verdadera vida, a la real felicidad, a la real paz, a la real tranquilidad, la del espíritu que soy.

Si antes yo le tenía miedo a la vida, ahora la vida debe ser la que me tenga miedo a mí, se trata de una guerra sin cuartel contra todo lo que se oponga a un desarrollo espiritual pleno y verdadero.

La paz que proporciona el saberse espíritu y esencialmente perfecto, es inigualable e indescriptible y sólo alguien que la experimenta puede hablar de ello, no obstante, es difícil en un comienzo pues es aterrador, saber que nosotros y sólo nosotros, somos los únicos responsables de todo los que nos ocurre y de sufrir, nadie más, ni Dios ni el Diablo, simples excusas para responsabilizar a alguno de nuestros actos, lo que de forma irreversible llevará a que recurramos una y otra y otra vez, y lo más grave es que sea en el mismo espacio y en el mismo tiempo, hasta que no aprendamos y tal vez con mayores y terribles adversidades.

Sin embargo, la etapa de oscuridad ya quedó atrás y vivo mi presente absoluto, observándome a mí mismo, con un solo significado de vida, mi desarrollo espiritual y mi evolución como ser de luz.

Sé que la guerra aún no está del todo ganada, falta mucho por aprender y por hacer, el trabajo y los esfuerzos conscientes deben ser constantes y permanentes, no se debe cejar, debo estar siempre alerta contra todos aquellos eventos exteriores de la vida, que traten de nuevo de atraparme y dormirme en un largo letargo que nos impide ver hacia nuestro interior y percatarse de que la solución a todo, SOMOS: ¡SORPRESA!: NOSOTROS MISMOS Y NADIE MAS y que dependiendo de nuestra salvación individual ponemos un granito de arena para la de la humanidad entera, y esto conlleva otra ineludible e impresionante responsabilidad, menuda tarea ¿Verdad?

Sin embargo, la alegría, la verdadera alegría de vivir siendo un ser equilibrado, me proporciona ahora otra perspectiva de la vida y puedo comprender con mayor facilidad cualquier evento de la vida exterior, es mucho más fácil, más reconfortante, pues permite que me conduzca con paz y tranquilidad interior.

Con ello, logramos “caminar sobre las aguas de la adversidad”, sin hundirnos y estar seguros de nosotros mismos y haciendo esto, podemos amarnos a nosotros mismos y por ende a los demás, hayan hecho en su vida lo que hayan hecho y entrar al estado de perdón como estado del espíritu que nos permita, ni siquiera darnos por ofendidos de los eventos que ya sea provocados por la Ley del Accidente o bien por actos intencionados de individuos mecánicos que NO SABEN LO QUE HACEN, PORQUE NI SIQUIERA SABEN LO QUE SON, PARA QUE VIVEN Y CUAL ES SU SIGINIFICADO DE VIDA.

Evidentemente, la vida exterior es un aparador, que contiene muchas y muy diversas cosas que son muy atractivas y que nos pueden volver a hacer caer en el sueño y la hipnosis, que tanto retrasa nuestra evolución espiritual.

El narrar mis experiencias, no sólo me ayuda a lograr una mejor observación de sí, sino que me permite darme cuenta de la aparición repentina de pantallas mentales que nos acosan y que pretenden dejar entrar a esos monstruos asquerosos y repugnantes, como lo son los yoes, en todas sus expresiones, positivos y negativos y con todas sus graduaciones.

Si analizamos, una vez realizada la observación de sí de esos yoes, vamos a llegar a la conclusión de que todos sus efectos tienen su origen en le vida exterior y todos están soportados principalmente en uno de los yoes más peligrosos, que es el de la vanidad.

Los razonamientos lógicos y objetivos, que deben ser el resultado de la observación de sí, nos dan claridad de pensamiento y esto a su vez nos otorga una libertad impresionante y grandiosa y nos permite resolver cualquier problema que se presente, pues siempre habrá una solución.

Pareciera ser que al realizar esta práctica, se transforma uno en un ser prepotente, egoísta y arrogante, cuando es todo lo contrario, pues lograr salir de la mecanicidad en la que alguna vez nos vimos imbuidos, me permite además de realizar la observación de mí mismo, hacer a su vez una externa, que me hace conseguir un estado de comprensión, sobre lo que la gente hace y saber precisamente que no sabe lo que hace.

Esto último, genera ideas de transformación que a su vez nos permiten llegar a una psicotransformación de energía psíquica desbordante, que conduce a un estado de paz y de tranquilidad interior.

Seguiremos en el camino y también relatando nuestras experiencias, pues no existe para mí una mejor forma de hacerlo que plasmar los razonamientos lógico-objetivos de los conocimientos adquiridos y su puesta en práctica.

Alfredo De Sanjuan
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*